Machi Celestino a su Rewe: en horas decisivas

Hoy El Mercurio titula “Primeros Pasos para un clima de paz en La Araucanía” poniendo como figura “representativa” del pueblo mapuche al lonko Aniceto Norin, en compañía de Jorge Luschinger, hijo del matrimonio fallecido en Vilcùn en 2013. Entre líneas, el agricultor señala que “como familia no nos oponemos a que el machi (Celestino) salga a renovar su rewe” a “modo de pequeña contribución a la paz”. Es de profunda relevancia que como pueblos veamos contextualizada esta portada en el Mercurio, sin olvidar que el Machi esta en estos momentos entre la vida y la muerte, sin mencionar siquiera los daños crónicos que su cuerpo, a estas alturas, padece.

El Mercurio intenta crear condiciones para que se instalen las ideas centrales del discurso del Gobierno:

– Paz en la Araucanía: con la militarización del territorio Mapuche en su nivel más alto desde la Pacificación de la Araucanía en el siglo IXX. Así queda de manifiesto con la especialización en Colombia del Comando Jungla de Carabineros.

-Un Gobierno que sabe dialogar: cuando el riesgo de muerte del machi es crítico y tomando muestras de sangre el día de ayer con el machi amarrado a su cama, rodeado de gendarmes y contra su voluntad, configurando una tortura a todas luces.

A contracorriente hay que resaltar los elementos que a nuestro juicio son los impulsores fundamentales de la actual coyuntura, reproducida por El Mercurio y que intenta desvirtuar el triunfo que sería para el Movimiento Mapuche la salida de Celestino a su Rewe.

-La determinación del Machi Celestino, el temple y valentía de Luisa Marilao, sus hijos y familia cercana.

-La vocería y el grupo de hermanos/as Mapuche y chilenos que han resistido en el acampe durante todo el proceso, así como las huelgas de hambre colectivas que actualmente se desarrollan en diversos territorios.

-Y sobre todo las múltiples expresiones de solidaridad, fuerza y vellentun que han caracterizado al movimiento Mapuche por la salida al rewe de nuestro Machi. Es esta fuerza que apunta hacia un mismo objetivo, quien ha roto el cerco comunicacional desde las comunidades Mapuche y las organizaciones en la warria, quien ha problematizado al Gobierno y creado la presión necesaria para que nos encontremos en horas decisivas. Si no es así, ¿porque no apareció esta foto de Norin y Luschinger junto a las ideas de paz y dialogo hace 1 o 2 meses, si los argumentos eran los mismos, si la vulneración del derecho a la salud era la misma y si el tema de la violencia está instalada desde hace 2 siglos en nuestro territorio?.

Horas decisivas vivimos en estos momentos y saber comprender este desenlace como un triunfo del pueblo Mapuche y de la solidaridad del pueblo chileno en movilización, nos hace bien para ir afinando estrategias. No es un arranque de humanidad del gobierno, no es la comprensión y respeto hacia nuestra autoridad y forma de entender el mundo, no es el nacimiento de un “Lonko de la Paz”, mucho menos es la retirada de las Forestales, Hidroeléctricas, Gasoductos, Tratados de Libre Comercio que aniquilan nuestra madre tierra y nos empobrecen a los pueblos; no es la retirada de latifundistas racistas que celebran las glorias del ejercito de Saavedra y Pinochet. No se puede hablar aún de paz, si proponemos que se hable de un triunfo del movimiento Mapuche.

Aportamos algunos argumentos que central la violación de derechos por parte de este Gobierno.

Fue un Martes 12 de Septiembre del pasado año 2017, cuando el Machi Victor Caniullan extendió un documento legal desde el Hospital Intercultural de Nueva Imperial con la indicación médica de celebrar un Ngaykurrewen (renovación de rewe) ya que el Machi Celestino Córdova presentaba un cuadro sintomático clasificable y tratable dentro de la salud mapuche.

Este hospital es parte de la Red Asistencial del Estado de Chile y es el centro de referencia del Nodo Costero en la Provincia de Cautín, atendiendo a unos 100.000 habitantes. Alrededor del 53,8% de la población, es mapuche, por lo que se han contratado machi, así como desarrollado políticas públicas denominadas “interculturales”. Al menos así lo dice el papel, según desprende la web institucional del Servicio de Salud Araucanía Sur:

“Este complejo de salud intercultural, que nace con el objetivo primordial de buscar la complementariedad de la medicina mapuche y la occidental”.

Hasta la fecha el Machi Celestino ha tenido que recurrir a 2 huelgas de hambre, una de 102 días entre enero y abril de este año y una segunda actual que supera ya los 50 días, así como entrar en huelga seca exponiendo al límite su vida. Más de una decena de personas han sido detenidas desde septiembre de 2017 hasta la fecha. Tomas de Universidades, parroquias, capillas, sedes de CONADI, sedes de partidos y oficinas de medios de comunicación; cortes de carretera en múltiples lugares, más de 20 acciones de sabotaje reivindicadas en nombre del Machi Celestino. Intervenciones en actividades públicas, entrega de documentos a todas las instituciones pertinentes del Estado, reuniones en sede de la ONU. Expresiones de artistas, parlamentarios y alcaldías. Instituciones nacionales e internacionales como el Colegio Médico, Comisión de Derechos Humanos y Amnistía Internacional por citar algunas. Así como múltiples enfrentamientos y heridos entre las fuerzas policiales y el pueblo Mapuche en sus dos más fuertes expresiones: Lov y Comunidades en Resistencia y el Movimiento Mapuche urbano.

Estas son las obvias nociones democráticas capitalistas que tiene el Estado de Chile, como también es evidente que para el gobierno chileno no es muy relevante que en 1996 se diera inicio al “Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas en los Servicios de Salud”. Tampoco les quita el sueño al presidente Piñera, al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larrain o el ministro del Interior, Chadwick ni al ministro de Salud, doctor Emilio Santelices que la Ley 20.584, que regula los derechos y deberes que tienen las personas en relación con acciones vinculadas a su atención de salud, establezca en su artículo 7 que: “los prestadores institucionales públicos deberán asegurar el derecho de las personas pertenecientes a los pueblos originarios a recibir una atención de salud con pertinencia cultural”.

A todas luces se está violando el derecho a la salud del Machi Celestino y la igualdad ante la ley vuelve a ser un eslogan dentro de una sociedad donde gobiernan racistas.

Indultan a violadores y asesinos de la dictadura, le roban a todo un país haciendo de la salud un lucro donde inversionistas farmacéuticos y corporaciones médicas se hacen el grito y plata a costa de los bolsillos de los trabajadores. Humillan a nuestras autoridades espirituales y de salud Mapuche. Hablan de paz con soldados y armamento de guerra a sus espaldas.

Con fecha 3 de julio el machi Celestino Córdova emitió un audio desde la cárcel de Temuco donde señaló que “estaba dispuesto a dar su vida” si no accedían a su petición de renovar su rewe. Hoy está en huelga seca y Gendarmería intenta alimentarlo en forma forzada. Piñera y compañía tendrán que asumir los costos políticos que esto pudiera acarrear. Mientras tanto, la huelga continúa y nuestro pueblo no debe bajar los brazos ni claudicar hasta conseguir el objetivo: Machi  Celestino a su rewe!