Impunidad policial en Wallmapu: El caso de Ruth Meñaco

En la serie “Impunidad Policial en Wallmapu” Aukin presenta el caso de Ruth Meñaco Paine, mujer mapuche de la comunidad Caupolican de Lleu Lleu que en mayo de 2016 fue baleada por un funcionario de carabineros. El ataque ocurrió en el patio de su casa. A 18 meses de ocurrido el hecho y pese a la evidencia existente, aún no hay formalizados. Esta es la historia.


Ruth Meñaco. Foto: PaisMapuche

Ruth (40) salió rauda de su casa gritando que dejaran de lanzar bombas lacrimógenas. Sus hijos de tres, once y doce años sufrían los embates de los gases, todo en medio de la trifulca que ocurría al interior de la comunidad Caupolicán, que la tarde del 10 de mayo de 2016 fue atacada por una veintena de efectivos de Carabineros.

Fue en ese instante que al salir de su vivienda un funcionario carabineros (de Fuerzas Especiales o del Gope) le dispara a no más de 10 metros de distancia. Así puede constatarse en un video registrado por la comunidad. Recibió tres impactos de perdigones que se alojaron en su muslo izquierdo y abdomen.  Un vecino del sector que la socorrió recibió un perdigón en su rostro y ambos debieron ser derivados al hospital de Cañete. Más tarde, Ruth Meñaco Paine sería trasladada hasta el centro asistencial de Curanilahue donde sería intervenida de urgencia de las heridas provocadas por el disparo.

El ataque ocurrió luego que carabineros requisara tres camiones que cargaban madera en un predio de forestal Volterra, en conflicto en la zona de Alto Lleu Lleu, ubicado a seis kilómetros de la vivienda de Ruth. También fueron detenidas siete personas y un sargento de carabineros resultó herido de perdigones en uno de sus tobillos. Carabineros dijo que fueron emboscados.

El dirigente de la comunidad Caupolicán, Patricio Cona, afirmó que Forestal Volterra había puesto a disposición de la Conadi los predios en disputa a fin de ser devueltos a las comunidades. También se supo, en la audiencia de formalización de los siete detenidos, que Volterra no solicitó el desalojo.

Tras el hecho, el respaldo a Carabineros por parte del gobierno no tardó en llegar. El intendente del Bío Bío, Rodrigo Díaz visitó en Talcahuano al uniformado herido, donde de paso volvió a respaldar el cuidado policial de los fundos forestales. “Quiero agradecer en la persona del sargento Carrasco el trabajo que hace Carabineros para evitar que el delito de robo de madera siga ocurriendo en la región”, expresó el intendente. Respecto a Ruth, la mujer mapuche herida en el mismo incidente, Díaz no emitió comentarios.

Las pruebas recogidas por la comunidad fueron puestas a disposición del Ministerio Público. Ruth se querelló y a pesar de la grabación existente, donde se aprecia a un funcionario policial disparando y a un segundo de civil perteneciente a la Sipolcar prestando cobertura con un escudo, a 18 meses del hecho el fiscal Juan Yañez aún no logra formalizar al autor del disparo.

Con fecha 27 de julio de 2016, Ruth declaró en la fiscalía local de Cañete:

“Venía bajando un Skkider (maquinaria forestal) que venía escoltada por carabineros armados y con cascos. Cuando van pasando frente de mi casa, uno de ellos se devuelve y se comienza a acercar a mí apuntándome con la escopeta, y me apuntaba de la cabeza a los pies, y la movía para los lados. Yo le dije que estaba acá, limpia. Que nadie estaba armado, que se fueran de nuestras tierras y este sujeto, sin ninguna advertencia, cuando estaba como a unos 6 metros, me dispara. Yo estaba con las manos arriba y veo salir fuego del cañón de la escopeta y luego empiezo a sentir dolor en mi pierna y me doy cuenta que me había dado y también me percato que atrás mío estaban mis hijos a los que nada les paso”.

“Cuando van pasando frente de mi casa, uno de ellos se devuelve y se comienza a acercar a mí apuntándome con la escopeta, y me apuntaba de la cabeza a los pies, y la movía para los lados. Yo le dije que estaba acá, limpia. Que nadie estaba armado, que se fueran de nuestras tierras y este sujeto, sin ninguna advertencia, cuando estaba como a unos 6 metros, me dispara”

El informe emitido por el Servicio Médico Legal (SML) catalogó como “graves” las lesiones y la fiscalía, a petición del querellante, dio orden de investigar a la Policía de Investigaciones (PDI).

Según da cuenta la carpeta de investigación 21 fueron los uniformados, entre funcionarios del GOPE, Fuerzas Especiales y la Sipolcar, los que participaron del operativo el día que Ruth terminó herida. La PDI les tomó declaración exhibiéndoles un set fotográfico extraído del video filmado por la comunidad, sin embargo ninguno de los carabineros logró reconocer al autor del disparo. Sólo dos de ellos, eso sí, un cabo de la Sipolcar y el teniente coronel a cargo del operativo, consiguieron identificar al funcionario de civil que portaba el escudo: se trata del teniente de la Sipolcar, David Gaete Beltrán.

El 10 de enero de 2017, el cabo de la Sipolcar, Víctor Jara Muñoz, declaró: “debo señalar que la persona que aparece con el escudo balístico es mi teniente David Gaete Beltrán, a quien reconozco por su vestimenta de civil y además porque él era el único que portaba dicho escudo. En relación al otro funcionario que se aprecia en la fotografía, no logro reconocerlo, ya que la imagen no es clara ni legible; sólo puedo distinguir que corresponde a un funcionario de Fuerzas Especiales por su vestimenta”.

El 3 de febrero de 2017, el teniente coronel de Carabineros, Marcos Urrejola Ortiz, señaló ante los funcionarios de la Bricrim: “respecto a lo que se consulta y a las fotografías exhibidas, debo señalar que sólo logro reconocer al teniente Gaete, de la Sipolcar Arauco, quien es el que aparece manipulando es escudo balístico en la secuencia del video. Referente al otro funcionario, no estoy en condiciones de asegurar de quién se trata”.

El resto de los funcionarios declararon en bloque. Todos dicen desconocer a Ruth; todos estaban en la carretera prestando cobertura, alejados de la vivienda donde se ejecuta el ataque, y ninguno pudo identificar al autor del disparo bajo la excusa de la imagen difusa.

“Sin embargo, de acuerdo a la nómina emitida por la Prefectura de Arauco a petición de la fiscalía, cuatro de los 21 carabineros que participaron del procedimiento utilizaron armas de servicio compatibles con la escopeta calibre 12 de la cual salió el disparo que hirió a Ruth, lo que reduce el número de sospechosos”

Sin embargo, de acuerdo a la nómina emitida por la Prefectura de Arauco a petición de la fiscalía, cuatro de los 21 carabineros que participaron del procedimiento utilizaron armas de servicio compatibles con la escopeta calibre 12 de la cual salió el disparo que hirió a Ruth, lo que reduce el número de sospechosos.

Ellos son el capitán de la Cuarta Comisaría de Fuerzas Especiales de Los Álamos, Juan Ojeda Zurita; el teniente de la misma unidad; Francisco Troncoso Vásquez; el sargento 1ro de la Tercera Comisaría de Cañete, Luis Saavedra Riquelme y el cabo 1ro del Gope Araucanía, Rodrigo Monares Navarrete.

De los involucrados, dos nombres son conocidos en la zona de Cañete y Tirúa, epicentro del conflicto territorial existente en el sur de la provincia de Arauco. Se trata de los tenientes Francisco Troncoso Vásquez y David Gaete Beltrán. Ambos han participado en otros episodios de violencia policial ocurridos en comunidades mapuche.

Troncoso fue el funcionario que disparó por la espalda a Hernán Paredes Puen durante el ataque perpetrado por el Gope en la comunidad María Colipi Viuda de Maril, en marzo de 2016. Paredes recibió más de 140 perdigones en su espalda y glúteos. Después de ocho meses en prisión preventiva, fue absuelto de todos los cargos.

El teniente de la Sipolcaer, David Gaete Beltrán, prestando declaración durante el juicio oral del Caso Cuyinpalihue.

El teniente David Gaete Beltran es oficial de la Sipolcar, reconocido entre las comunidades y Lov en Resistencia de la zona. En marzo de 2017 encabezó el allanamiento en la misma María Colipi donde resultó baleada la camioneta de Miguel Huenchuñir, quien se dirigía a la iglesia junto a su pareja e hijos. Su nombre aparece también en los episodios de tortura denunciada por comuneros del Lov Choque en febrero de 2016 y ha sido acusado de “cargar” municiones a varios mapuche entre las comunas de Cañete y Tirúa.

El ataque a Ruth ocurre en el patio de su casa, a corta distancia. Si hubo emboscada, como dice carabineros, ésta ocurre en el camino forestal donde se desata el incidente, donde ninguno de los detenidos en el operativo del 10 de mayo de 2016 pertenece a la comunidad Caupolicán. Hay prueba audiovisual. Un manto de impunidad que se resume con el informe despachado a la fiscalía por el inspector de la PDI, Diego Navarrete Morales, quien estuvo a cargo de tomar las declaraciones a los carabineros involucrados:

“No es posible determinar una intención de parte de los funcionarios policiales de provocar las lesiones en la víctima, sino que solo de salvaguardar la integridad de los carabineros participes, de los detenidos y de la maquinaria incautada, que al momento de la emboscada se veía amenazada”.